Saltar al contenido

MI COLUMNA DESDE CANCUN. MAYO 15 DEL 2021. POR: FERNANDO ENRIQUE NOVELO ASCENCIO.

Te comparto esta noticia:

CRIMENES SIN RAZÓN.

En los últimos años la violencia ha ido creciendo en nuestro Quintana Roo. ¿A qué se debe tal complacencia? Es inconcebible que un estado donde siempre había privado la convivencia pacífica, se esté convirtiendo en tierra de nadie, donde se puede perder el estado de Derecho. Y se expresa así porque ya el pueblo vive con el temor y miedo constantes, de que cualquiera persona pueda ser víctima de un asalto, de un robo, de ser lesionado e inclusive asesinado (esto que llaman daño colateral) cuando van contra una persona para ejecutarla.

El clamor general pide a los gobiernos estatal y municipales, tomen conciencia de la gravedad que se está viviendo, quizá hasta más que la del COVID19, aunque esto parezca una falacia.- Puerto Morelos, Isla Mujeres, ahora Cozumel, han sido agraviados por el asesinato de personas inmiscuidas en la política, pero en si los agraviados somos todos los que vivimos en el Estado, no hay diferencias entre nativos o no, ya que todos, si, todos estamos expuestos a sufrir los ataques de la delincuencia. Cada día leemos y escuchamos los reportes en las redes, en los periódicos digitales o escritos y en noticias radiofónicas, el asalto a un autobús urbano, a una combi del transporte público, asaltos a mano armada, robos a casa-habitación, ejecuciones de personas y otros delitos, los más ya en estos tiempos de alto impacto.

El desafío de los gobiernos está en darle seguridad a la ciudadanía y abatir la delincuencia.

Es necesario que se haga algo, pero ya, para que se pare esta espiral de violencia que cada día carcome la poca tranquilidad que nos resta.

La seguridad no es algo alternativo, es una prioridad para preservar la paz y la tranquilidad que nos había distinguido a los quintanarroenses, nativos o no, que tenemos el privilegio de vivir en esta bendita tierra, en esta tierra de todos. Señores gobernantes: ustedes tienen la palabra para devolvernos esa paz y tranquilidad que todos, si todos los que vivimos en Quintana Roo deseamos y queremos.
Esa es mi mejor esperanza.

Etiquetas: